La mejor tarta de piñones

Receta de tarta de pino

Precalentar el horno a 180°C. Engrasar ligeramente un molde desmontable de 20 cm y espolvorearlo con harina. Tamizar la harina y la levadura en polvo en un bol. Incorporar el azúcar. Hacer un hueco en el centro y añadir los huevos batidos y la mantequilla derretida. Incorporar poco a poco la harina hasta obtener una masa espesa y añadir ¾ de manzana en rodajas, ½ taza de piñones y la ralladura de limón. Vierta con una cuchara en el molde preparado. Coloque el resto de la manzana en rodajas sobre la tarta y espolvoree con el resto de los piñones. Hornee durante 1 hora y 5 minutos, cubriendo el pastel con una bolsa de papel de estraza o papel de aluminio si se dora demasiado, hasta que al insertar una brocheta salga limpia. Espolvorear con azúcar glas y servir con mascarpone.

Postre de piñones

La "pinolata senese" o tarta de piñones toscana es una tarta tradicional de Siena. Esta deliciosa receta de pastel de piñones fue transmitida por Giulia Scarpaleggia, que la adquirió originalmente en una famosa pastelería de Siena.

" Ahora, por desgracia, el parque es diferente, talaron mis enormes pinos de sombra, pero si cierro los ojos aún oigo crujir la grava bajo mis pies de niño, y el olor balsámico de la resina de pino (...) Comía un piñón tras otro con las manos ennegrecidas por el polvo de cáscara de piñón de hada, dejando sólo un puñadito para una posible tarta.

Tarta de piñones

Mi abuelo Remigio solía andar con bastón, más por costumbre que por necesidad, y a menudo lo agitaba como Charlie Chaplin. También tenía los mismos andares graciosos y le encantaba llevar el sombrero con aire desenfadado.

De vez en cuando, cuando mamá estaba en el trabajo, pasaba una tarde con él en San Gimignano. Nuestra actividad principal era ir al parque a recoger piñones. El parque estaba justo fuera de las murallas de la ciudad, con caminos de grava alrededor de los parterres sombreados donde crecían altos pinos.

Ahora, por desgracia, el parque es diferente, han talado mis altos pinos. Pero si cierro los ojos, todavía oigo crujir la grava bajo mis pies de niño, y el olor balsámico de la resina de pino, el birichicchero, como lo llamaba mi abuelo.

Después del paseo, cuando mantenía los ojos apuntando hacia abajo en los sinuosos caminos de grava en busca de los diminutos y preciosos regalos, me sentaba en la entrada de la casa de mi abuelo, en una escalera de mármol, y abría los piñones con un pequeño martillo que guardaba sólo para nosotros, los nietos. Los inseguros golpes del martillo rugían en el vestíbulo y las cáscaras de los piñones volaban por todas partes.

Pastel de piñones con aceite de oliva

Tamizar la harina, la levadura y el azafrán en la mezcla de yemas de huevo y mezclar bien. Cortar la vaina de vainilla por la mitad a lo largo, retirar las semillas e incorporar a la mezcla de yemas junto con la ralladura de limón.

Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Incorporar suavemente las claras a la mezcla de yemas junto con los piñones picados y las pasas. Repartir en el molde preparado y espolvorear con piñones. Hornear durante 50 minutos, hasta que al insertar un palillo éste salga limpio. Dejar enfriar brevemente antes de desmoldar. Espolvorear con azúcar en polvo, cortar en rebanadas y servir.

Los estudios lo demuestran: ¡los frutos secos son buenos para la salud! Los científicos han descubierto una correlación entre el consumo de frutos secos y la disminución del riesgo de cáncer, enfermedades cardiacas y respiratorias. También han descubierto que las personas que comen frutos secos tienden a ser más delgadas que las que no lo hacen. ¿Por qué es cierto?

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad